En Psicotel abordaremos estos casos mediante una evaluación mediante entrevistas de tipo conductual. Se trata de explorar las áreas de la vida del sujeto para encontrar aquellas en las que existe conflicto y las conductas involucradas. Se estudian los factores que mantiene dichos conflictos y se promueven cambios en el sujeto y en su entorno para una adecuada readaptación. El tratamiento implicará al sujeto y la familia, fundamentalmente. Estableciéndose una coordinación con el centro escolar y otras instancias si fuera conveniente. Las partes serán informadas y se solicitará su implicación en la terapia.

El TDAH era una de esas categorías diagnósticas que, en España, sesteaban plácidamente entre las páginas del DSM-3. (1) En la Universidad estudiábamos la depresión o la esquizofrenia, pero nada de TDAH. Durante los 90, trabajando con adolescentes sin entorno familiar, con años de institucionalización y fracaso escolar; menores que hoy habrían sido diagnosticados con los ojos cerrados y fuertemente medicados. Y sin embargo, no conocí ninguno en 10 años.

Con el DSM-IV, una ola que ya había cruzado de punta a punta los Estados Unidos de América llegaba a España y yo, estaba siendo testigo de excepción. Durante los 10 siguientes atendí cientos de casos ya diagnosticados con esta categoría.

Enseguida me di cuenta de que ya llevaba 10 años abordando los problemas que se estaban llamando TDAH, sin necesidad del diagnóstico, de disfunciones cerebrales no perceptibles, estigmatización del menor o apoyo de medicación para que el chico estuviera más apocado.

El fenómeno es muy controvertido, hay mucho en juego y al profundizar, hay demasiadas cuestiones teóricas y metodológicas sin clarificar.

Falta de consenso

Porque no hay consenso entre los profesionales sobre su existencia, sus causas y sus tratamientos.
No se ha encontrado un marcador biológico, como ocurre con cualquier enfermedad (2). Ninguna prueba de laboratorio o de neuro-imagen se ha podido revelar como válida. La OMS lo considera como un «Trastorno de la conducta».


El diagnóstico de TDAH, según la OMS y todas las Guías, es clínico. Y eso quiere decir que se apoya en el juicio del facultativo y no en un indicador biológico.

Previo estudio del caso, se emitirá un juicio clínico apoyado en los datos obtenidos mediante entrevista y en la experiencia del profesional. Es importante ser atendido por un profesional capaz de diferenciar la conducta normal de aquella susceptible de intervención, de encontrar sus causas y ofrecer un tratamiento efectivo.

Demasiados diagnósticos

Porque instituciones nacionales e internacionales competentes alertan del sobrediagnóstico en el TDAH.

Un estudio exhaustivo del Gobierno Vasco de 2009, ya detectó que de cada 100 casos de TDAH derivados a los Servicios de Salud Mental para confirmar diagnóstico, sólo se confirmaban 24. El estudio concluye que existe un sobrediagnóstico generalizado. (3)

La OMS y Unicef llamaron la atención sobre la detección de un incremento, escasamente justificado por criterios clínicos, en el diagnóstico de TDAH y de los tratamientos farmacológicos asociados (Gª Peñas, Domínguez Carral, 2011). (4)

Demasiados fármacos

Porque cada vez más instituciones alertan del aumento del uso de psicofármacos en niños y de sus efectos secundarios.

Según los datos obtenidos por la OCU, una vez diagnosticado tiene un 88% de probabilidades de ser medicado. (Infocop,2016) (5)

A pesar de que la OMS, en su Guía de Intervención para los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias, página 69; recomienda el tratamiento psicológico como primera opción. Y ofrecer la medicación sólo si las otras medidas no surten efecto. (6)

Intereses económicos

Porque, desafortunadamente, hay muchos médicos de atención primaria, pediatras, psiquiatras, neurólogos, psicólogos, orientadores y maestros que se apoyan en protocolos elaborados por personas con intereses de parte, reconocidos por ellos mismos.

La Guía de Práctica Clínica sobre el TDAH del Sistema Nacional de Salud, es el documento que sirve como referencia oficial a los profesionales de la salud dependientes del Ministerio de Sanidad. (7) En su anexo VI, página 185, aparece una lista llamada “Declaración de interés”. Aparecen las personas que reconocen haber recibido apoyo u honorarios de las empresas farmacéuticas que comercializan los psicofármacos para el TDAH.
Para muchas personas, Sistema Nacional de Salud es una garantía para confiar y así necesitamos que sea. En el caso del TDAH hace falta una revisión a fondo para un nuevo posicionamiento.

Referencias y enlaces

Referencias:

(1)

El último hombre sano: breve historia del DSM

(2) López Castilla, Carlos Javier. La medicalización de la infancia en Salud Mental. El caso paradigmático de los Trastornos de Atención. Papeles del Psicólogo, 2015. Vol. 36(3), pp. 174-181.

http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/2610.pdf

(3) Lasa-Zulueta A, Jorquera-Cuevas C. Evaluación de la situación asistencial y recomendaciones terapéuticas en el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Política Social. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco; 2009. Informes de Evaluación de Tecnologías Sanitarias: OSTEBA No 2007/09.

http://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/2010_osteba_publicacion/es_def/adjuntos/e_10_09_trast_hiper.pdf

(4) García Peñas JJ, Domínguez Carral J. ¿Existe un sobrediagnóstico del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH)? Evid Pediatr. 2012; 8:51.

http://archivos.evidenciasenpediatria.es/DetalleArticulo/_LLP3k9qgzIh7aNQBiadwmaMOISQgCOX0QRdJF5oH_8qV_RztPGwSo8LU28cFLXPyyM3DU_Errq_hWTdhag8LEw

(5) Colegio Oficial de Psicólogos. La OCU advierte de los riesgos del abuso de psicofármacos en el TDAH. Revista Infocop. ISSN 1886-1385 © INFOCOP ONLINE.

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=6308&cat=44

(6) mhGAP: Guía de Intervención para los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias en el nivel de atención de salud no especializada. ISBN 978 92 4 354806 7. © Organización Mundial de la Salud, 2012. Pag. 69.

http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/44498/1/9789243548067_spa.pdf

(7) Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Cínica sobre el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) en Niños y Adolescentes. Guía de Práctica Clínica sobre el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) en Niños y Adolescentes. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Agència d ́Informació, Avaluació i Qualitat en Salut (AIAQS) de Cataluña; 2010. Guías de Práctica Clínica en el SNS: AIAQS No 2007/18. Anexo IV. Pág. 185.

http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_477_TDAH_AIAQS_compl.pdf

Artículos relacionados

Entender al niño

Educar a un hijo es, probablemente, la tarea más complicada de las que afronta el ser humano a lo largo de su vida adulta. Quizá, […]

Ir al artículo

Las barbas de tu vecino

Muchas veces he oído decir que buena parte de lo que ocurre en E.E.U.U., años más tarde, tiende a ocurrir en España. Supongo que esto no […]

Ir al artículo

No me concentro…

¿Cómo nos explicamos a nosotros mismos las causas de nuestros fracasos? ¿Cómo nos explicamos las dificultades escolares de nuestros hijos? ¿Cómo se lo explican ellos? […]

Ir al artículo